Como limpiar níscalos

Como limpiar niscalos facilmente

Los níscalos son considerados uno de los hongos con mejor sabor, no solo en la región española; que es donde más se frecuenta comerse, esto debido a que se producen a gran escala en sus bosques en la época de otoño, sino a nivel internacional en la gastronomía como representante importante del reino Fungi.

Reconocer níscalos

Es sencillo de reconocer entre las setas, ya que este es de un color rojizo un poco suave, puede tener algunas variaciones de colores, pero depende directamente de la zona donde crezca, entre los más comunes están el verde claro o un verde oscuro con manchas, pero siempre mantiene su color rojo

Como conservarlos correctamente

Lo primero que se debe hacer es cortarse el níscalo por la zona del tallo, ya que si decidimos arrancarlos podemos dañarlos o maltratar algunos níscalos que se encuentren debajo del mismo. Se debe cortar lo más pegado al suelo posible, y al momento de prepararse, cortar otro pedazo del tallo pequeño.

Al recogerlos o comprarlos se deben colocar con el tallo hacia abajo y el sombrero hacia arriba, para que todo sucio que pueda entrar a este se quede alojado en el sombrero; si cae algún sucio entra en la parte baja del sombrero se comerá.

Los níscalos deben llevarse en cestas, para cuando estos sean metidos ahí y se trasladen, boten cualquier la tierra o el sucio que pueda hacer en ellos. Si los níscalos son cortados y recogidos de bosques, se deben tapar sus raíces para que puedan germinar nuevamente, ya que los factores climáticos harán que la seta muera.

Una vez recolectados, se deben dejar entre 24 a 48 horas en una temperatura ambiente, tapados con una manta y en su cesta. Es un proceso necesario para que estos concentren el sabor y pierdan la humedad, ya que ella hace que el níscalo de torne de color verde y pierde ciertas propiedades como sabor o contextura.

Como limpiarlos

Hay que aclararla que existen diferentes métodos de limpieza para este tipo de hongos, y cualquiera que se use servirá si seguimos los pasos correctamente.

Antes de limpiarlos, nos debemos asegurar que no tenga gusanos el hongo, lo revisamos por los lados y cortamos el tallo lo más pegado que podamos al sombrero, y así revisar en su centro su posee gusanos. De encontrarse estos, la seta ya no es útil para poderse comer.

Recipiente de agua

Uno de los métodos de limpieza es con un recipiente con agua y utilizar un vaso pequeño, para recoger el agua y dejarla caer encima del sombre de la seta, no se le debe colocar mucha porque se desbordar el agua y que caiga dentro de los filamentos del hongo, generando así humedad que dañará al níscalo.

Frotar con los dedos

También se puede limpiar mojándose nuestros dedos con agua, y luego ir frotando suavemente el hongo para remover la tierra o cualquier impureza que pueda tener adherido. Es importante hacerlo suavemente por lo delicado de la seta, para así no fracturarla o abrirle un hueco.

Se debe frotar hasta que ya no se sienta la tierra en el níscalo, y también debemos saber que habrá malformaciones pequeñas producidas por el mismo hongo y esto no es tierra, así que debemos identificar que sea tierra y con los mismos dedos, percatarnos de sentir la diferencia entre ambos.

La mano que sujeta la seta no debe estar mojada, esto para no mojar la seta y si se tiene la mano mojada puede resbalarse y caer en el agua, dañando así por completo la seta.

Papel de cocina

Si no quieres arriesgarte de mojar los níscalos, puedes utilizar el papel de cocina, este es perfecto ya que no deja rastros de nada, absorbe tanto la grasa como el sucio y no deja residuos.

Debemos utilizar el papel frotándolo contra la seta para desprender la tierra, de la misma forma con mucho cuidado porque podemos romper o dañar el hongo por lo delicado que este es.

Lo único a destacar de este método de limpieza es que una vez que el papel de cocina esté muy sucio, cambiar el papel para no ensuciar las demás setas. Y que si cuesta desprender algún pedazo de tierra, podemos golpear suave la seta contra la mesa o una tabla de picar, sea de madera o acetato.

Cepillo de dientes

Limpiar las setas con el cepillo de diente es uno de los métodos más efectos, solo se necesita tener un cepillo que ya no se use, es a la elección del consumidor utilizar agua o no, pero de ambas formas funciona. El agua permitirá quitar mejor la tierra, pero hay que tener un poco de precaución.

Solo debemos frotar el cepillo por el sombrero de la seta, sin maltratar ni aplicar mucha fuerza, es una de las mejores formas de limpiarlo, ya que gracias al cepillo podemos remover mejor la tierra que se queda pegada.

Aún así, se recomienda utilizar las manos para sentir el sucio del hongo para no intentar limpiar manchas verdes o también pueden ser un poco más oscuras.

¿Se puede limpiar los filamentos delgados debajo del sombrero?

La respuesta es sí, aunque a algunos profesionales del área no les gusta; es utilizar una broca de pintura o un pincel, ya que este se puede meter en el filamento y poder remover algún sucio que quede ahí.

El pincel o brocha debe estar seco, de estar mojados solo fijarán más la tierra a la seta y perderá el sabor, ya que en estos filamentos llamado láminas es donde se encuentra el verdadero sabor de los níscalos.

De la misma forma, se debe tener cuidado al utilizar cualquier de las herramientas para limpiar las láminas de la seta.

Un último consejo

No podemos lavar los níscalos ni cortar completo su tallo si no se va a usar en el momento. Tanto el corte como la limpieza del hongo se debe hacer justo antes de prepararse, sabemos que la humedad daño a los hongos y lavarlos para luego guardarlos es un mal plan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

En Miraquereceta.com utilizamos cookies Más información